5 Hechos Fácil Sobre challas en meiggs Descritos

Pero en Militar ahí te encontrabas con todo el mundo, la diferencia estaba en que los niñitos pijes iban desastrados y la Familia humilde se arreglaba especialmente para ir al cinematógrafo. Y no estoy hablando del año individualidad, estoy hablando de los setentas, en la época del hippismo. En mayo de 1974, el Teatro Serrano exhibía filmes como La Ciudad Violenta, con Telly Savalas y Charles Bronson; Cabaret, protagonizada por Liza Minelli; La Naranja Mecánica, dirigida por Stanley Kubrick; y Harry El Desaliñado, estelarizada por Clint Eastwood, quien dada la diversión de los melipillanos a los westerns, lograba llenar la sala. Incluso alojaba actividades culturales de último concurrencia, como el concierto de guitarra de Hernán Miranda en noviembre de Cuadras más al sur, en el Palace, el asunto iba mejor, porque dos estrellas del Festival de la Canción de Viña del Mar de 1974 se harían presentes ese mismo año: Pelusa Arrocet y Camilo Sesto. El primero ya había sorprendido al país con una rutina ejecutada en el decorado de la Casa de campo Vergara el año 1972, en que con casi nada 21 abriles hizo delirar de risa al público asistente y al país. Dos primaveras más tarde tuvo una rutina menos exitosa, aunque el corolario de su actuación le brindó el amor total de quienes se manifestaban afines al nuevo régimen, al cantar la canción Osado del español Nino Magnífico. El tema Bancal utilizado por los partidarios de la dictadura como un himno de lo que denominaban la independencia del país. Bajo ese halo de figura consular del humor chileno, Pelusa Arrocet llegó el viernes 17 de mayo al Palace, antiguamente de partir a una gira a Europa. Patrocinada por la Cámara de Comercio, la función congregó a un lleno abismante

148 Oscar Núñez fue un activo miembro de las primeras iniciativas teatrales en Melipilla. Líder y coordinador de varias fiestas de la primavera, fue comandante del Cuerpo de Bomberos de Melipilla y padre del Premio Doméstico de Arte, mención Teatro, Ramón Núñez.

La danza, aunque no rememora esta Inscripción específicamente, se identifica con el carácter militarista de los Chunchos, siendo sus movimientos expresiones de lucha. Es ejecutada por habitantes del Altiplano Uruguayo, de las estribaciones de los Andes cerca de la selva, los nativos de las provincias de Sandia y Carabaya, cuyo escenario geográfico zapatilla hasta la selva, por esta razón conocen a los chunchos; los han pasado de cerca y saben que son tribus nómades. Deducimos que la lucha es por la conquista de un mejor medio de vida. De acuerdo a esto, la danza significa la lucha del Chuncho con el Chuncho, del hombre con el hombre, por conquistar poco que en el mundo de la Civilización occidental llamamos Ecuanimidad social. La danza de los chunchos esquematiza actos de lucha y significa homenaje a la lucha humana.

132 pacios para desarrollar el teatro. Seguí golpeando puertas, pero con los cambios tibios, siguió todo tibio. En el mismo sentido, para Enrique Valdés, individuo de los jóvenes que desde la resistor cultural había trabajado a escalera Específico por el retorno a la democracia, con el Centro Cultural y Asociación Pehuén, todo se empantanó en un status quo que abandonó a lo hermoso-cultural. Tuvimos que irnos para la casa, nuestra última tocata fue en una expedición al sur. Acá de Jefe quedó Jaime Jiménez y no fuimos ni agarrados para el hueveo. Se le asignaron unos fondos a la cueca, y nosotros teníamos un tesina que no estaba en la inspección de ellos, fue demasiado serio, con teatro, pintura, literatura, educación, y no se abrieron las puertas como pensábamos. Aylwin estaba preocupado de otros temas que eran prioritarios con esta transición de mierda que no sabíamos si seguíamos en dictadura disfrazada o no. En este entorno, donde no había ninguna coordinación municipal por el incremento cultural, fueron las iniciativas particulares las que tuvieron impacto en la comunidad. La Parroquia Santo José Artesano 285 de El Llano, siguió montando año tras año la obra que recreaba la pasión, crimen y resurrección de Jesús; Eduardo Mallea desplegó al interior del Colegio Melipilla talleres de teatro y la celebración de un Festival de Bandas y Fanfarrias, con agrupaciones de Chile y el extranjero; y un damisela Juan Mouras, titulado como intérprete musical en la Universidad de Ají, se asentó en Melipilla e inició, adyacente a la tribu Miric, compuesta por artistas, pintores y músicos, la Camerata 285 Luego convocatoria Santa Teresa de Los Andes. de Estudios Musicales. En lugares como La Casona, la Catedral de Melipilla, y otras parroquias católicas y mormonas, se realizaron conciertos de guitarra clásica, violoncello y piano que contaron con figuras de primer nivel nacional, como la soprano Gabriela Lehman 286.

126 de la risa, medios escondidos. Es que había que esconderse un poco para que no llegara algún pariente y te cachara, es el rememoración de Alejandro Vidal, un damisela de quince años que en la segunda medio de los ochentas disfrutaba con estos secretos momentos en el Palace, el rock latino y el mundial rozagante de fútbol con Lukas Tudor a la comienzo. Para Alejandro, la encuentro al séptimo arte revestía entretención, aunque sin embargo no siempre en la pantalla, pues tirar papeles o cualquier otro proyectil hacia abajo se volvía una tradición: las películas eran aceptablemente malas, pero individualidad iba a puro huevear, se pasaba aceptablemente. Hasta ir al baño Cuadro un hueveo, individuo jugaba a mear desde afuera del baño. No se podía entrar, porque estaban inundados de pichí y agua, era asqueroso, pero divertido. Los grandes espectáculos musicales y teatrales no se harían más en el Palace. Anita González, Ramón Núñez, Armando Navarrete y Cristian Campos actuaron en noviembre de 1986 en el Recinto Alberto González con el sainete de René Hurtado, Su lado flaco, para reunir fondos destinados a la reconstrucción del Templo de Santo Agustín. En febrero de 1987, la Orquestina Sinfónica de la Universidad de Ají se presentó en el Techado; al igual que la acoplamiento de Isidora Aguirre de El Lazarillo de Tormes con la compañía Teatro de la Calle, en cuyo personal tomaba parte Roxana Manríquez, Sergio Henríquez y Andrés Pavez. En septiembre de ese año, Jorge Yáñez y Liliana Ross presentarían el café concert El Enganche, en el restaurant Los Troncos, y un concierto de cámara organizado por el renovado Ateneo Juan Francisco González, con músicos de la Universidad de Chile, se hizo en el circuito de la Cámara de Comercio de Melipilla.

Ella es quien, a través de los abriles, atestigua los cambios sociales y económicos del país. 276 El Labrador, 7 de noviembre de Fue un acontecimiento, salía mucho en la tele y hubo dos funciones. Yo fui a la primera, que no estaba llena. Al medio del divulgado estaban las autoridades. El decorado era grande y eso impresionaba, había una tarima como a un metropolitano de valor y debe haber sido fiel copia de lo que posteriormente se vio en televisión. Alrededor tenía un ámbito de dos metros para cada flanco. Nunca había gastado eso, yo esperaba que se presentara en el piso, pero no y aunque estuviera en una cancha el decorado se veía impresionante. Cuando la función terminó me fui por el ala a sapear para ver a los actores. Yo era pequeño, tenía como 10 años y aunque me habían regalado la entrada conmemoración que Bancal permuta. Yo quedé impresionado, nunca había trillado algo así, Cuadro como la tele, pero mejor. Mama Rosa sería la comprobación de que el Cinematógrafo Palace no podía alojar continuamente presentaciones teatrales y que no había interés en que los espacios para las artes, especialmente las escénicas, cambiara. El Palace funcionaba con películas y en ocasiones daba un batacazo gracias a filmes como Lucha al Destino que con un Richard Gere joven hizo a la Clan establecerse incluso los pasillos del que a esa importancia luego era conocido como Pulgas Palace, en directa relación a su escaso aseo. El municipio, por su parte, daba en septiembre de 1983 un toque de Chispa al Teatro Serrano al aprobar que parte de él fuera usado como feria artesanal. La prensa informaba así: En este Específico del ex Teatro Serrano exhibe y está a la venta cerámica de Pomaire artículos de cuero y talabartería, maceteros, madera, tejidos y muchos otros artículos elaborados por nuestros artesanos El Labrador, 23 de septiembre de

En cuanto recibamos tu solicitud, contactaremos contigo en el plazo de cinco díGanador laborables. Una oportunidad obtenida la autorización, aceptarás tus datos de comunicación a tu Área de Cliente, donde podrás mandar tus datos personales, pedidos, etc.

84 a pesar que la entrada costaba más del doble que para una función de gran pantalla habitual. El municipio también se dejó llevar por este ímpetu y en 1960 promovió la presentación de los montajes A mi me lo contaron, de Lucho Córdova, y Nadie puede saberlo, de Enrique Bunster, ambas llevadas a decorado por el Corro Teatral de Obreros y Empleados Ferroviarios de Santiago. El horario no fue el más oportuno, porque a las 10 de la mañana de un domingo no se podía contar con una audiencia importante. La actividad coral, otra de las iniciativas impulsadas por el Ateneo, fue la que siguió al teatro en importancia en su presencia en la ciudad. Y para demostrarlo había que copular un festival, hacer presente en el Teatro Serrano que el canto coral Cuadro una sinceridad. De esta modo, el 23 de octubre de 1960 se acogió al Coro de la Universidad Católica, al Coro Polifónico de Rancagua, al Coro de la Universidad Técnica del Estado, al Coro Polifónico de San Antonio, al Coro de Profesores de Valparaíso y al Coro de Profesores de Melipilla. El trabajo realizado por el Ateneo Juan Francisco González había calado lo suficiente en la comunidad como para ocasionar un interés permanente en las artes, pero especialmente en el teatro, tanto para ser parte de sus diversos cursos como para asistir a sus obras. En 1961, tras la partida de Larenas, un damisela muchacho quedó a cargo del taller de teatro empírico. El mismo que un año antaño había entrado a la Escuela de Teatro de la Universidad Católica realizado de entusiasmo, y que diez primaveras atrás había recibido el premio al segundo lado en un concurso de disfraces de la fiesta de la primavera. Bancal Ramón Núñez, hijo de Oscar Núñez, que miércoles, sábado y domingo, en dependencias del Club de Leones, imponía su disciplina y compartía los conocimientos de arte dramático que sus maestros le entregaban.

El primero, apodado la voz que acaricia, había filmado para la plazo de su entrevista (14 de agosto de 1946) la cinta Sueña mi Simpatía y Cuadro un divo del guayabera y la canción romántica en Latinoamérica. Manuel Osorio, un chiquillo autóctono del corazón de la ciudad, nacido en 1938, fue declarante de ese día. Yo estuve ahí, me impactó ver el teatro de Melipilla satisfecho, Cuadro un ídolo que cantaba boleros. Fue una locura, recuerda. Impresión compartida por Andrés Vicuña 173, quien con 10 primaveras pudo darse cuenta del finalidad del cantante. Las viejas eran tranquilas, eran más calladitas en ese entonces, pero al verlo gritaban y aplaudían, quedaban vueltas locas. En doble función, de tarde y Perplejidad, encantó e irradió de aplausos la Plaza de Armas, dejando una taquilla generosa que les dio la razón a los empresarios y a su hombre en la ciudad, Alejandro García. García sabía que la envite por figuras estelares, por la presentación de compañíCampeón teatrales y shows de variedades resultaba efectiva. Con el ejemplo de lo sucedido con Marini, subió la envite y trajo a Hugo del Carril. Precedido de quince éxitos cinematográficos y ya a esa altura primera figura de la industria cinematográfica argentina la segunda en importancia en América Latina, tras la mexicana, el actor y cantante, compañero de escena de actrices como Sabina Olmos y María Eva Duarte 174 arribaba a Melipilla con un título nunca antes usado para una visita artística: ídolo. 173 Andrés Vicuña fue designado alcalde de Melipilla por la dictadura marcial, ocupando el cargo entre , seguidamente sería electo concejal por la comuna en votaciones populares. 174 Luego más conocida como Evita Perón, mujer de Juan Domingo Perón, ex presidente de la República Argentina a mediados del siglo XX

72 ciendo constantemente películas de estreno 188. Efectivamente mejoró la cartelera cinematográfica, aunque como casi todos no alcanzó a completar su período, pues no enteró siquiera dos años al mando de la sala. A él le sucedió Mariano Pérez, en 1951, quien entendía que no debía colocar al teatro si quería nutrir a flote una embarcación precaria. Pero tampoco pudo, y a fines de ese año se aprobó el traspaso del entendimiento de arrendamiento a la firma Moser y Maucher Ltda. La era de esta sociedad comenzaría en un Melipilla desigual. En el teatro, por el teatro: Cuando Cuadro Caprichoso, siempre escuchaba al trío Los Panchos en una radio pequeña que Cuadro de mi papá. Siendo muy Inmaduro le decía que Campeóní me agradaría tocar. No sabía de qué patria eran, no tenía noticias de ellos. Me puse a investigar y vi que eran mexicanos. Luego empezaron a editar discos en de acetato, no había cassettes en ese entonces. Ahí había Familia que tenía victrola. Yo me conseguía una y escuchaba la canción Contigo. Posteriormente fui sabiendo más de ellos y los veía en películas, filmaron no sé cuantas. Y ellos eran invitados principales en los largometrajes de México. Y yo me dije algún día los voy a conservarse a conocer. El 19 de diciembre de 1951 nunca se borró de la memoria de Roberto Sagredo. click aqui Tenía 13 primaveras y en doble función vio la presentación de la agrupación musical de más renombre que 188 El Labrador, 6 de noviembre de Discos de 78 revoluciones por minuto (RPM), formato en serie que les permitía virar sin cambios de velocidad. Medían entre 10 y 12 pulgadas y fueron los discos que más se usaron entre 1930 y pasó alguna oportunidad por Melipilla. Se instaló en primera fila y contempló embelesado la hechicería que rodeaba sus figuras de impecable bruno y camisas blancas.

48 La opción triunfadora fue ésta, la de no embarcarse en una idea que durante todo este período se había elevado como queja y merecimiento de una comuna que aspiraba a estar al nivel de otras ciudades chilenas. En Melipilla el teatro municipal no iba a ser construido por el municipio, aunque igualmente se haría dueño de un edificio casi nuevo en poco tiempo más. A lo grande de 1930 nadie se manifestaría al respecto, pero la idea ya rondaba en el Casino Español, el mismo donde seguían presentándose pequeñFigura obras de teatro, charlas, encuentros literarios y clases de música. Era tal la vida y el aporte social del casino, Ganadorí como de los españoles, que algunos agradecían denodadamente su contribución a la ciudad. Este Cuadro el caso de El Labrador: Hay algunas colectividades extranjeras que son motivo de prestigio para algunas ciudades o regiones. Tal es, para Melipilla, la colonia ibérica. Formada por utensilios activos, muchos de ellos no desmerecerían simbolizar, figurar, personificar, aparentar la vieja y honrada alma castellana 139. En aquellos salones de calle Merced, incluso se montaban obras que luego eran llevadas al Esmeralda, como la de la compañía venezolana liderada por Aurora Mendoza y Chico de la Peña 140, quienes tendrían una destacada carrera en el país caribeño. Cada año, el Esmeralda contaba con una programación donde las obras teatrales aparecían en dos o tres ocasiones. Los invitados seguían la misma tónica del Colón, con sainete y cacharro cómico, a esta prestigio todo un clásico y núúnico fijo en las veladas bufas de las fiestas de la primavera en el mes de noviembre, y en beneficios, como los que se hacían a atención de la policía Específico o del Cuerpo de Bomberos. 139 El Labrador, 16 de octubre de Esta compañía se presentó el mes de septiembre de 1930 en Melipilla.

70 entrada para escuchar al pianista polaco Tadeusz Gorecki, quien se encontraba en una expedición internacional y se anunciaba como una fortuna de nivel universal. En consecuencia, las familias y personas más potentadas de la ciudad acudieron a la velada y la prensa Campeóní lo haría aprender al alcanzar a conocer en los días previos los nombres de quienes habían adquirido sus boletos, entre los que se contaba a José Errázuriz, Rosa Arab, Ascanio Tagle, Francisco Werchez, Eladio Romanini y a las familias Ariztía Ruiz, González Vial y Lamarca Barros 186. En prontuario, fueron tres fechas disímiles: la primera en el Serrano y gratuitamente; la segunda en el municipio y asimismo sin costo; la tercera en dependencias edilicias pero pagada. Esta fue la breve trayectoria de un ciclo que no prosperó, como ni el museo de corte aristocrático que se proyectaba y que justamente para 1946 el municipio daba como un hecho. La inoperancia municipal y el fatuo intento del Círculo de Divulgación Cultural no fueron los únicos esfuerzos de coordinación cultural de la élite melipillana, aunque sí los más breves. Como luego se mencionó, al Conservatorio de Música, cuya labor docente era permanente entre los meses de marzo a diciembre, se le sumó el Cuadro Hermoso de la Escuela N 11. Bajo la Director de Marcos Bataller reclutó a personas interesadas en formar parte de un nómina y resistir a escena obras dramáticas, especialmente de Armando Moock y que, tras una pausa, continuó de la mano de las profesoras Isaura Gabán, Graciela Valenzuela y Elsa Segura. Su comisión Bancal acudir obras teatrales con el afán de satisfacer el interés de miembros de la comunidad y siempre dar una mano a beneficios escolares.

24 tiaguina y porteña, sobretodo a los que habían viajado o venían de Europa, gente que ansiaba replicar en la escalera Específico las beldades del primer mundo y su estética afrancesada. En las conciencias de la suscripción sociedad melipillana aún resonaban las palabras que el Intendente último Vicuña Mackenna escribiera, tras una de sus visitas, cuando señaló que Melipilla Bancal un poblado de un aspecto del todo muerto, entre otros comentarios lapidarios: Existen algunos edificios públicos, como ser la iglesia parroquial, la gobernación, la casa en que funciona la oficina de correos i las escribanías; una plaza i un cementerio.- Ningún de los edificios no obstante mencionados, ni aún los de particulares tienen poco de particular ni en cuanto a su belleza, ni a su forma.- Todas las casas son de un aspecto triste i todas ellas de un solo asfalto 74. Ahora admisiblemente, Vicuña Mackenna había escrito eso antes de la aparición del tren. Tras su arribo y pero en plena etapa de recuperación post-terremoto, de la mano del Representante Ramón Valdivieso, la ciudad no estaba completamente dormida. En algunas casas existían pianos, en ocasiones arribaba una profesora de Santiago o un afinador y se publicaban poemas en los periódicos, llenando páginas inclusive con versos donde las visiones idílicas y amorosas predominaban. Se recitaban poesíGanador en los actos estudiantiles y pequeñFigura comedias se presentaban en la Escuela Superior de NiñTriunfador de Melipilla, a cargo de la profesora Rosario Zamorano. El alcalde Manuel J. Benítez citaba a meetings en su hogar, lo mismo hacía luego el directivo del Faja de Melipilla y más tarde los secundaba algún comerciante, en una ronda de encuentros en distintos hogares, siempre puertas adentro y con invitados seleccionados.

136 Como complemento perverso, la comuna nunca tuvo una política cultural en todo el siglo XX, que asentara en sus espacios teatrales un quehacer coordinado desde el uso y la apreciación artística cultural destinada a contribuir a la creación, al aumento del hacienda social y al bienestar de la población, entre otros aspectos 292. El único requisito a los administradores fue complementar esporádicamente el negocio con ciertos usos por parte del municipio u otra estructura para realizar espectáculos benéficos o la realización de actividades vinculadas con fiestas locales. El hecho de que el Teatro Serrano fuera cerrado a fines de los setentas acento de cómo fueron concebidos estos espacios: si no genera patrimonio, no sirve. b. Apropiación ciudadana En Melipilla, la relación entre el teatro y la población fue la de espectáculo-espectador y, como se mencionó más arriba, el acento estuvo puesto en los réditos económicos que el teatro generaba para sus dueños y administradores. Por lo tanto, la actividad artística melipillana no propició la relación centro cultural-ciudadanía cultural, o bien espacio para las artes-crecimiento de agrupaciones locales. En consecuencia, no existió Artes, asimismo de la propia Municipalidad de Santiago, de las municipalidades de Las Condes, Vitacura y Providencia y de la empresa privada. 292 El estudio de la relación entre el capital social y el consumo cultural ha sido analizada por diversos autores. Por ejemplo, un estudio que entiende al capital social como determinante del consumo cultural es: Ateca, Vencimiento, El haber humano como determinante del consumo cultural en Estudios de Economía Aplicada, Vol. 27, Núm. 1, 2009, pp En cambio, un repaso sobre los estudios que entienden que el arte y la Civilización tiene un impacto en las comunidades, se encuentra en: Guetzkow, Joshua, How the Arts Impact Communities: An introduction to the literature on arts impact studies en Working Paper Series, 20, Center for Arts and Cultural Policies Studies, Princeton University, una convincente Billete artística de la ciudadanía en la estructura, promoción y ampliación de alguna disciplina, o incluso en su misma Despacho, que permitiera una efectiva apropiación significativa de dichos espacios sociales 293.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *